10/6/09

La Nostalgia.


Uno, a veces se atreve a mirar el baúl de los recuerdos, porque todos tenemos uno; sólo para encontrarse con sus propios demonios, enfrentarlos y salir airoso de la situación, pero también muchos, como yo, lo hacemos para revivir. Claro, bajo la pauta de "recordar" es vivir, aunque realmente no se viva, sólo se recuerde.


Pero la mente es tan poderosa, que a veces es complicado detenerla. Recuerda escenas completas, olores, sabores, hasta lo que sentiste en ese preciso momento, lo que viste, las veces en que tu corazón latió, cuantas veces te mojaste los labios...


Pero la palabra nostalgia (del griego νόστος "regreso" y ἄλγος "dolor") describe un anhelo del pasado, a menudo idealizado y poco realista.


Sin embargo, aunque no quiero sonar como diccionario, para muchos la nostalgia es el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido y que ahora ya no se tiene.


En anteriores años, la nostalgia era catalogada como una enfermedad cuyos síntomas eran: opresión en el pecho y/o garganta, el dolor en la boca del estómago, con tintes que pudiesen llevar a la desesperación.


Pero es un hecho irrefutable que la nostalgia no es definible científicamente. La lengua española es tan basta que nos permite usar diversas palabras para tratar de describirla:


Nostalgia es la sublimación en la indeterminación de un anhelo del alma desbordado en la materia, “como un amar sin ser amado y como un dolor que sentimos en miembros que no tenemos”; por el cual se transparenta un “echar de menos lo que no somos”, y la aceptación de que nos encontramos “incompletos y mancos”.


La nostalgia es la obsesión aflictiva de estar en otra “parte” (dimensión), de superar la temporalidad y la finitud hacia la eternidad y la infinitud, de volver a la Itaca de los orígenes (tal como los aluviones de su etimología griega – nosteo y algeo, “volver a la patria” y “sentir dolor” - lo indican).


Pero ¿Quién soy yo para hacer réplica del Diccionario de la Real Academia al contradecirla y asentir que la nostalgia no trae el dolor más bien la remembranza de un dulce recuerdo?


No soy nadie...


Sólo soy alguien que, con un poco de tiempo libre, entró de nuevo a este Blog a encontrar lo que antes escribió, lo que antes escribieron otros para toparse así de frente con lo que sintió, al encontrar (sin que se tuviese alguna advertencia de ello) aquí mismo, con quien desde ahora está dispuesta a vivir toda su vida...


...Así, por pura nostalgia...





Y Andrea ¿Qué esperas para remodelar esto?

3 comentarios:

... dijo...

Es impresionante como cambia la vida y uno mismo en tan poco tiempo, verdad?

Un besote.

El mecartistrónico dijo...

me gustaron tus definiciones


Los miembros que uno no tiene

atemporalidad



No me gusta la nostalgia. A veces nos amarra para no avanzar, para no buscar algo mejor en el futuro.

Alguien una vez me dijo que "lo que te hizo ser quien eres hoy es lo que no te está permitiendo evolucionar."


Por otro lado entiendo perfectamente el valor que tiene para ti este espacio.

Pät dijo...

CUR-SI.