9/2/09

Por mientras...


Me gusta.

Me gusta mucho.

Lo veo, lo escucho, lo huelo y me gusta.

Él es quizá de los hombres que más me han gustado en los últimos años, es seguro de sí y eso hace que perciba una sensación de protección a su lado. No le importo, lo noto cuando estoy con el... Y eso hace que lo desee más.


Y hoy, en la noche, iré a verlo.


Me encanta la idea que me haga ir a verlo, me reta, me dice: ¿Me quieres? ¡Ven por mi! Y me muero porque así sea, quiero tenerlo, sentir sus manos sobre mi piel, su boca en la mía, me muero, él lo sabe y le gusta provocarme, yo sé que le gusta... Ya voy mojada al lugar del encuentro.


Lo miro, me mira.

Insinuación perfecta.

Pero no dejo de portarme como una completa inútil a su lado. Soy torpe, me manejo con poca gracia, soy torpe y me fascinas.


Me tropiezo al salir del coche, mi corazón tiembla y te mira, el shock cardiaco crece, tu me tomas entre tus brazos ¡Es el paraíso! Sonríes con esa forma que tienes de hacerlo, me sostienes por dos minutos ¡Quisiera que fueran horas! Después me preguntas: ¿A donde vamos? Y en espera de una respuesta un poco más audaz sólo alcanzo a contestar: ¿Café?


Te pido que manejes, estoy demasiado nerviosa y no quiero evidenciarme al manejar. Tu sostienes el volante con ambas manos y manejas rápido. Adoro tu velocidad. Mientras no ves, te miro, eres tan sensual, mis ganas de tenerte aumentan, me quiero entregar ahora mismo, quiero que sepas que ardo en deseo de ti, quiero entregarte mi cuerpo para que hagas lo que a voluntad desees quiero que me tomes con esas manos rudas y ese desdén que tienes por mi, quiero...


Ya llegamos, dices mientras apagas el motor del coche. Bajamos. Entramos al café, pedimos y tu te sueltas a hablar. Te miro atenta. Me diviertes, pero no me quito la cabeza esa fijación contigo. Me gustas, me gustas mucho ¿Porque no puedes creerlo? ¿Porque me platicas de tu necesidad de estar con alguien más? ¿Porque no puedes entender que si tu quisieras yo podría dártelo todo? ¡Que ardo en deseos por ti!


¿Me estas escuchando?, preguntas.

No alcanzo a escuchar del todo bien la pregunta, pero miento: Sí.


Sigues hablando. Yo estoy ansiosa. ¿Más café?, la mesera pregunta. ¡No, maldita sea! Lo quiero a él en mi cama. Sigues hablando. El señor de la mesa de junto le acaricia la mano a su esposa. Te miro a los ojos, tu me observas pero no miras dentro de mis pupilas, no alcanzas a percibir el deseo. Muevo rápido mi pierna. ¿Estas nerviosa?, preguntas. No, vuelvo a mentir. No estoy segura de lo que está pasando, no te escucho, me invade el deseo, no puedo más, debo tenerte...


Corto la plática en seco. Voy al baño. Me levanto. Asientes con un gesto. Corro al baño.


Entro y me miro al espejo... Mis mejillas brillan, están rojas, estoy auténticamente caliente.

Entro al baño y no puedo evitarlo, de nuevo tu en mi mente, tu sobre mi, tu diciéndome lo encantadora que me veo, lo que deberías decirme, tu diciéndome que me deseas, lo que yo debería decirte y entonces no puedo evitarlo más, pienso demasiado en ti, la tensión sexual se está haciendo evidente... Entonces decido pensar, se me ocurre que podría hacerlo, podría liberar la tensión y decido tocarme... Hacerlo e imaginar que eres tu, que lo haces frente a todos sobre la mesa del restaurante, frente al señor y su esposa, frente a la mesera... ¡No quiero más café zorra, quiero más de esto! Le grito mientras tu lo haces conmigo... Comienzo a pensar que sólo así podría ponerte atención, liberarme y lo hago, pensando que eres tu, haciendo realidad mis fantasías contigo, en un momento erótico conmigo.


Termino.


Salgo del baño. Me lavo la cara, suspiro, estoy más tranquila. Me relajo y salgo a encontrarte.

Sonríes. ¿Todo bien?, preguntas....


Y yo, aliviada, contesto: Si, ahora todo bien.......................... ¿Me decías?

6 comentarios:

mambru dijo...

hahahaha esta parte sexosa ufffff
me encanta la agilidad que le das a las escenas porque hacen que uno sienta como surfean las emociones entre un dejo de desesperación y ansiedad, apunto de la locura y el extasis de que concluya todo ya.

Me pongo de pie y te aplaudo.

P.D.
Te invito un café o los que gustes
hahaha

kLetus dijo...

Wow, que fuerte, aunque si es un buen metodo para relajarse y quitar toda esa tension. Demasiado deseo y poca accion del otro individuo.

Alex dijo...

A ver, como que te tomaste muy en serio el tema no? Pero sabes? me encantó. Sólo me queda una duda ¿Pasó o no? Es que contigo ya nunca se sabe... Pero si coincido con mambru muy buen relato, me gusta este estilo que has estado repitiendo ya.

Pät dijo...

¿En serio? Que audaz. Y ¿Qué pasó después?

Lenna dijo...

mambru: Tu no necesitas invitarme... No'mas te recuerdo.

kLetus: Si, a veces los hombres son de efecto retardado... O igual y ni quería nada el tipo este y la otra de intensa... Pero bueno, supo arreglar la situación (cosa que le aplaudo)

Alex: La verdad? Es que no me gusta decir si fue verdad o no... Así que como dice el ninja: Lo bueno de mi es esa incógnita...

Pät: ¿Después? Hoja en blanco, el cuento acabó.

Daniel dijo...

Este cuentito suena a Lenguaraz, así de sexosos siempre son.