26/1/09

Epílogo de una de mis mejores historias


La conoció por azares del destino, por que en este mundo es muy difícil dejar de conocer nuevas personas, porque simplemente las cosas así tenían que ser, porque las fuerzas del universo y de la atracción son simplemente incomprensibles.

Sin más dejó que la convenciera su forma de escribir, junto con esos ojos cafés con aureola azul alrededor, sus pestañas largas y... Todo lo que esa foto pudiera denostarle para tratar de cubrir los huecos de que su imaginación no alcanzaba a cubrir.

Tarde o temprano se conectaba a interner en su búsqueda porque sus letras le atraían una curiosidad inimaginable, hasta que decidió conocerla, también a través de internet por una herramienta conocida como messenger.

Los días pasaron y las conversaciones aumentaron, su sed de tenerla en frente de sí comenzó a carcomer su lejana existencia, pues se percataron de que ambos, lejanos residían pero que la chispa (supremamente) adecuada dejaba en cada palabra escrita a través del teclado, y decidieron verse.

Lo hicieron y fue uno de los mejores días de su vida.

Él no estaba seguro de lo que estaba ocurriendo pero se encontraba sumamente convencido de que lo que sucedería (o no tardaría en suceder) sería parte de las pautas que dictara el tiempo.

Ella estaba un poco menos renuente y comenzó a escribir historias, cuentos sobre castillos en el aire y a tratar de convencerse así misma que lo que ocurría no era más que un regalo del pasado, un presente que la reconfortaría y compensaría por lo vivido.

Y así continuaron con noches de desvelo, comunicándose por la palabra escrita, deseando tocar alguna parte de su cuerpo a través de bits indescifrables, pero sintiendo ese deseo de querer amar... Y ser amado... Aunque no se conocieran más que una vez... Aunque pasaran 30 días para volverse a ver y esta vez ella se arriesgó a dejar su lugar de residencia, sólo con la intención de verlo.

Y se unieron para pasar unas horas felices, olvidar los treinta días pasados y poder disfrutar de los momentos de los que se privaron. Uno por treinta, era su diálogo secreto. Se miraban cómplices de la angustia de saber que volverían a verse hasta dentro de un mes. Pero no se ocupaban de eso, la vida era tranquila cuando estaban juntos y no importaba que hicieran, siempre sonreían.

De nuevo la separación , de nuevo la despedida, de nuevo volver a vivir separados sólo con la sensación de que uno piensa en el otro... Y confiar, confiar en que el otro hace lo mismo, confiar que la vida tarde o temprano acomodará sus piezas y podrán estar en algún lugar... Juntos...

Justo hoy, después de algunos meses, siete para ser exactos, ahora están frente a frente, después de tan sólo siete veces de haberse visto y esta vez, ninguno de los dos se dejará ir.

Esta vez, dejarán que se inunde el cuarto de un departamento del centro de alguna ciudad de este país. Esta vez dejaran que las ansias acumuladas de 210 días (menos siete), esta vez dejarán que sus cuerpos sean los que hablen, porque ya se han cansado de que las letras lo hagan... Y lo harán desde el día hasta que caiga la noche, lo harán desde que se miren hasta que sea tiempo para despedirse.

Se mirarán y dejarán que sus miradas sean lo mínimo que se encuentren esta noche...
Y cuando comience la madrugada, entonces dormirán... Porque sabrán que la pasión deberá quedarse guardada, pero firme, como un pilar, como una de las patas de la cama en donde ahora duermen, para que ésta, no se derrumbe jamás.


A manera de epílogo

de algo que comenzó

desde hace tres meses,

tres veces de reunión.

8 comentarios:

Lorena Ceballos dijo...

Me gustó mucho la historia! se me hace como que muy familiar... hehehe

Pät dijo...

Y entonces sucedió... Ya te enamoraste...

Andrea dijo...

Buen update de la historia, eh?? Me da mucho gusto ver que todo va caminando de maravilla... Ojalá me cuentes bien y con lujo de detalles...

Oye, perdón por postear hoy, puse mal la fechaaaa!! Y la inútil de yo ya no supo cómo componerlo... :(

Miss Mac Lovegood dijo...

Woooorale, todo parece marchar muy bien... y aparte me gustó mucho lo que escribiste ^_^

mambru dijo...

bonita historía,enlugardefinal feliz que tenga mil partes como la risa en vacaciones y asi :p

Lenna dijo...

Lore: Demasiado Familiar ja!

Pât: Ya había olvidado como se siente.

Andy: Con que quitándome los fans eeeeh?
Ahjaja ja

Miss mac: Ya sé, pero prometo ya no hacerlo tan seguido o los aburriré...

Mambru: Bonita... ¿Verdad?

Ninja Peruano dijo...

Aww... ¡el amor llega por interet!

El problema es que a veces las conexiones son muy lentas y por eso no se acaba de bajar a tiempo...

Lenna dijo...

Ninja: Pero estoy en aras de comprarme más memoria, digo, para la capacidad...